Marketing de contenidos para tu estrategia digital

Empecemos con unas preguntas. ¿Por qué estás aquí? ¿Qué te ha llevado a entrar en este post? ¿Curiosidad? ¿Resolver una duda? ¿Necesitabas profundizar un poco más sobre en qué consiste el marketing de contenidos?

Precisamente lo que estoy haciendo con este artículo es marketing de contenidos. Proporcionamos al público material de utilidad relacionada con nuestro sector para crear una relación sólida y duradera con ellos.

Ese material puede tomar la forma de un post en el blog, video, infografía, podcast, etc. y responde a las inquietudes de los usuarios, esas que manifiestan en buscadores como Google y que suelen esconderse tras una pregunta: qué es el visagismo, cómo puede descargarme una aplicación, cuándo es bueno plantar patatas

Comprender los beneficios de esta técnica es sencillo: sólo tienes que ponerte en la piel de los usuarios. Tú también utilizas la red para informarte y buscar consejos sobre… ¡todo!

Entonces, convertir tu proyecto, organización o negocio en un referente que la gente busca para solucionar sus problemas o inquietudes es clave. Y lo hacemos a través del marketing de contenidos.

Prestemos atención a uno de los significados que da la RAE para «referente«: término modélico de referencia. «Modélico»… suena bien para tu iniciativa, ¿no?

Es decir, con el marketing de contenidos generamos confianza y autoridad, pues sabemos de lo que hablamos. Somos expertos en ese área, en nuestro sector, y ponemos nuestro conocimiento al servicio de las personas.

Pero para ello hay que saber qué es lo que preocupa a la audiencia o cuáles son sus intereses. Esto nos permitirá segmentarla de forma adecuada.

Se trata pues de una estrategia no intrusiva, de tal forma que no nos granjeamos el rechazo de los usuarios. Todo lo contrario: son ellos los que acceden a nuestro contenido voluntariamente.

 

Los efectos positivos que tiene esta estrategia de marketing son numerosos, pero para entenderlo mejor echemos un vistazo al comportamiento que tienen las personas cuando han de decantarse por un producto o servicio u otro.

 

¿Cómo los usuarios pasan a ser clientes potenciales?

 

Las personas quieren ver el potencial de lo que ofreces

Ya no les sirve que les muestres una imagen de, por ejemplo, un secador de pelo o una bicicleta con motor eléctrico, tus productos estrella.

Quieren saber qué aporta a su vida, cómo les va a mejorar el día a día, cómo pueden adaptarlo a su rutina. Enséñales cómo pueden alisarse el pelo en un instante para esa entrevista de trabajo o cómo se ahorrarán 30 minutos de atascos al día con tu invento.

Con el marketing de contenidos encontramos cuál es tu valor diferencial respecto a la competencia, lo trabajamos para que el usuario se enamore de tu producto o servicio. Para que quiera formar parte de tu proyecto al adquirirlo.

Tendemos a adquirir los productos o servicios de aquellas marcas u organizaciones de las que hemos recibido información de utilidad previa.

Si eres una empresa dedicada a la organización de eventos y proporcionas algunos trucos para gestionar los preparativos de una boda, tienes más posibilidades de que una pareja de novios se decante por tu negocio.

Con el marketing de contenidos te conviertes en una entidad más fiable y cercana, y demuestras tu saber hacer en el sector.

Los contenidos útiles se comparten. ¡Arriba el marketing de recomendación!

Siempre lo hemos hecho… “¿Te doy un consejo?”. Y ahora las redes sociales nos permiten multiplicar los efectos de lo que se conoce como “marketing de recomendación”.

Aunque un usuario no haya adquirido tu producto o servicio, sí puede creer que tu contenido es útil para su comunidad. Al compartirlo en sus redes, más gente te conoce y aumentan exponencialmente las posibilidades de adquirir nuevos clientes.

 

¿Cómo funciona el marketing de contenidos?

 

Es sencillo… echémosle un vistazo a esta infografía:

Los canales que más se utilizan en el marketing de contenidos son:

El blog.

Las newsletters que mandamos a los suscriptores.

 Información útil y más extensa sobre nuestra área que se presentan a través de, por ejemplo, un e-book o una revista digital.

 Seminarios online (webinars).

 Video tutoriales.

 Podcast.

 Infografías.

 Plantillas.

 Presentaciones.

 

Beneficios del contenido útil…

 

  1. Nos permite diferenciarnos respecto a la competencia. Aquí es importante la estrategia de contenidos que llevaremos a cabo.
  2. Podemos utilizar –o quizá mejor, debemos– un criterio de segmentación en función de esas inquietudes o intereses. Esto nos permita filtrar a nuestro target (por ejemplo a través de las keywords o palabras clave, o de los insight que tenemos de las redes sociales). Muy importante si tenemos en el punto de mira las conversiones.
  3. Es mucho más barato que las inversiones en publicidad, de cualquier tipo.
  4. Mejora el posicionamiento en buscadores, es decir, aumenta considerablemente las posibilidades de que aparezcas en los primeros puestos del SERP.
  5. Es el formato perfecto para que se comparta en las redes sociales, mejorando nuestro conocimiento de marca y nuestra reputación.
  6. Conoces mejor a tu público, de tal forma que puedes mejorar tanto tu organización como tu producto o servicio, y adaptarlo mejor a sus necesidades. No hace falta que te diga en qué se traduce esto, ¿no? ¡Un win-win-win! (gana el usuario, gana la entidad y gana la sociedad).

 

…y desventajas

 

  1. No tiene una garantía de conversión final, aunque tampoco la tiene las estrategias de marketing y publicidad tradicional.
  2. Ofrecemos contenidos gratuitos. Cuesta que las empresas entiendan que hay que ofrecer algo gratis sin las garantías de las que hablamos en el punto anterior. ¡Pero recuerda las ventajas, que son muchas!
  3. Se trata de una estrategia a corto, medio y largo plazo. Los resultados pueden manifestarse inmediatamente o/y en unos meses, sobre todo si hacemos contenido perenne (evergreen content, aquel que no responde a modas y es útil de forma casi indefinida).

Es decir, vemos cómo el ROI (el retorno de nuestra inversión a la hora de generar los contenidos) es incierto.

 

Cómo implantar el marketing de contenidos

Publicar contenido porque sí no te reportará resultados. Se debe elaborar una estrategia de marketing de contenidos, empezando por marcar los objetivos que queremos conseguir. Igual de importante es construir un plan de acción que incluya indicadores de cómo se está desarrollando la estrategia.

Aquí van algunas ideas que puedes trabajar para empezar a implantar el marketing de contenidos. ¡Aunque seguro que ya habías llegado a muchas de ellas después de leer el post!

  • Investiga cuáles son las preocupaciones, inquietudes o intereses del público respecto a tu sector.
  • ¿Dónde están? ¿En qué canales se encuentran? Esto es clave para saber en qué medios difundirás el contenido.
  • ¿Cuáles serán los indicadores que te permitirán saber si está funcionando (los KPI o Key Performance Indicators)? Quizá sea el número de visitas a tu blog, el aumento del número de seguidores, las veces que se comparte…
  • Haz una planificación cronológica de tu contenido: cada cuánto vas a publicar, qué palabras clave trabajarás…
  • Creatividad. Es el activo más importante para diferenciarnos del resto. Una mirada original hará destacar tu contenido respecto a los otros muchos que ya hay en la red sobre el asunto.
  • Crea una atmósfera que te permita conectar con el público: humaniza el contenido para establecer una relación emocional y habla de aspectos tangibles.
  • Presta mucha atención al diseño: desde una tipografía que no canse al lector a imágenes o material audiovisual (el cerebro se entiende muy bien con estos últimos). Ten en cuenta algunas consideraciones del eye tracking.
  • Incluye una llamada a la acción. Lo que quieres es que tu audiencia reaccione y participe de alguna manera, que no se limiten a consumir de forma pasiva. Un «comparte», «escríbenos con tus dudas» o «comenta tu opinión» revela que tienes interés por que las personas formen parte de tu proyecto.

Si crees que el contenido es potente y lo quieres orientar a la conversión, puedes proporcionar parte del contenido gratuitamente y el resto con una contra prestación. Por ejemplo, una suscripción. De esta forma tu contenido se transforma en un «lead magnet«.

 

Tu take away resumido

El marketing de contenidos es uno de los aspectos clave que hay que trabajar en toda estrategia de marketing digital. Los resultados, como se ha comentado, son un win-win-win, aunque lleva dedicación y, en ocasiones, paciencia, algo a lo que no estamos acostumbrados hoy en día.

Te animo a que empieces a considerarlo si aún no estás desarrollando un plan en este sentido y, si te ha quedado alguna duda o quieres más información, no dudes en comentar más abajo o ponerte en contacto conmigo. ¡Gracias por pasarte por el blog!



Pin It on Pinterest

Share This

Esta web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia navegando. Si continúas en este sitio web das tu consentimiento y aceptación. En ocasiones, muchos elementos no se muestran correctamente si no se aceptan. Y si tienes cualquier duda, escríbeme, aunque a continuación te dejo más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar